EL PAÍS ANUARIO DE VINOS 2015.

Corresponde a la vigésimo primera edición y se ha realizado tras siete meses de múltiples sesiones de cata por el comité integrado por María Pilar Molestina, Javier Rueda y Luís García Torrens.

La cata se realizó con las etiquetas de las botellas a la vista y agrupándolas por bodegas. Esto permitió hacer una evaluación global del trabajo de la bodega, al tiempo que se fueron calificando los vinos de modo consensuado entre los integrantes del comité. Todas las muestras hasta un máximo admitido de 5 marcas, fueron enviadas por las propias bodegas, respondiendo a nuestra solicitud, sin selección previa alguna por parte del comité de cata.

La calificación se otorga valorando cada uno dentro de su  tipología, con independencia de su edad. De este modo, se pueden encontrar vinos con una misma valoración. Lo que se pretende es destacar el máximo de atributos dentro de una determinada categoría.

Dentro del CUADRO DE HONOR DE LOS MEJORES VINOS nos encontramos con el Pérez Pascuas Gran Selección 2009 con 97 puntos.

“Dentro de la importancia que todos los vinos tienen en el escalafón de esta bodega, los hay asequibles, menos asequibles e inalcanzables en cuanto a precio se refiere.  En la primera fase puede uno disfrutar muy bien con un estupendo Viña Pedrosa Crianza 2012 (91 puntos) que supera al Cepa Gavilán en madurez y donde la madera está muy bien integrada.  La Navilla (90 puntos) es un vino que está en el limbo de los justos. No está marcado por ninguna connotación especial y su precio empieza ya a mirarse no sin cierto recelo.  Avanza la escala para toparse con el reserva 2011 (93 puntos) y el gran reserva 2009 (94 puntos), ambos regios y de magnífico porte. No son baratos pero siempre están a la altura de las circunstancias. Llegado a este punto no queda más que comentar el Gran Selección de la bodega, con los dos apellidos más sonoros de la familia y la que hay ya que mirar con respeto porque por ese precio ya tiene uno que quitarse el sombrero. La añada 2009, es elegante de cabo a rabo, si bien no le viene nada mal una decantación previa al servicio a modo de aireación y para que despierte. Este vino siempre ha ido lento, evolutivamente hablando. Se abre y tarda en despertar. Una vez en la copa necesita tiempo y buena compañía. Mientras el momento determinado llega, una excelente opción es el reserva 2011 (93 puntos).” Afirma el comité de cata.

EL PAÍS ANUARIO DE VINOS 2015

“EL VINO SÓLO SE DISFRUTA CON MODERACIÓN” wim Facebook twitter instagram youtube linkedin