JOSÉ MANUEL PÉREZ: “ UN ENÓLOGO JAMÁS PUEDE SER AUTOCOMPLACIENTE NI CONFORMISTA”.

 

Entrevista realizada por Mª Carmen González para www.5barricas.es

 

Enólogo y director técnico de Bodegas Hermanos Pérez, José Manuel Pérez Ovejas forma parte de la tercera generación de una familia dedicada a la viticultura y una de las fundadoras de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Con una trayectoria impecable a lo largo de 36 años de vida, Bodegas Hermanos Pérez ha pasado de ser unos viñedos cultivados con mimo e inteligencia por el abuelo Mauro a una gran empresa que exporta a más de 40 países.

A pesar de esta trayectoria satisfactoria de la bodega y de vinos como los Viña Pedrosa y su buque insignia, el Pérez Pascuas Gran Selección, José Manuel Pérez es muy consciente de que no se vive del nombre y que hay que seguir esforzándose día a día. El éxito alcanzando no le ha nublado el entendimiento y su apuesta diaria es la de trabajar, mejorar y superarse. “Un enólogo jamás puede ser autocomplaciente ni conformista. Hay que seguir creando porque siempre existe margen de mejora”, asegura.

Para José Manuel Pérez es un “tremendo honor” formar parte de la tercera generación de ‘Pérez’, pero también una “enorme responsabilidad”. “El apellido y la familia ‘pesan’ mucho y por ello hay que ser consciente de esta situación. El prestigio de Viña Pedrosa es muy alto y hay que trabajar mucho con un espíritu de superación continua. No conviene celebrar mucho el pasado y pensar que la historia te va a mantener, sino ver el presente y anticiparse al futuro”, comenta al respecto.

“Mi primera elaboración fue en el año 1989, pero tengo la misma ilusión que el primer día. No hay tiempo para relajarse ni creérselo; un enólogo jamás puede ser autocomplaciente ni conformista”. “Al menos esa es mi filosofía de trabajo y mi modo de ver la enología”, explica.

Desde la Ribera del Duero, José Manuel nos habla de su bodega, sus vinos y del sector.

P.- Háblenos de su bodega. ¿Cómo nace, cuál es su trayectoria, y qué supone para usted?

R.- Bodegas Hermanos Pérez Pascuas nace en el año 1980 con la intención de elaborar un gran vino que pudiera situarse entre los mejores. A partir de nuestro propio viñedo teníamos muy claro que para triunfar hay que pensar siempre en la calidad. Nuestra trayectoria ha sido impecable y en estos 36 años hemos logrado situar a Viña Pedrosa en un vino de referencia a nivel nacional e internacional. Para mí supone una satisfacción inmensa, ya que hemos visto recompensado el trabajo bien hecho. Poseemos un estilo único y una enorme personalidad que ha sido reconocida tanto en España como en el mercado exterior.

P.- ¿Cómo se convierte una bodega familiar en un grande que exporta a más de 40 países?

R.- El camino no ha sido fácil porque cuando nosotros empezamos la Ribera del Duero no se conocía. Fuimos, junto a un reducido grupo de bodegas, los fundadores de la Denominación de Origen Ribera del Duero. La ilusión que teníamos era inmensa y la confianza en nuestros vinos casi ilimitada. Por ello, con la botella de vino debajo del brazo, demostramos nuestra firme vocación exportadora. Las primeras botellas de Viña Pedrosa se exportaron a Alemania y Estados Unidos y en unos meses se agotó toda la producción. La verdad es que empezamos con un buen pie. Hoy ya estamos presentes en más de 40 países, lo que representa el 45 % de la producción

P.-¿Cómo se elabora un vino de calidad?

R.- Para elaborar un vino de calidad hay que tener una buena uva. La calidad empieza en el viñedo, pero luego hay que saber manejar las vinificaciones desde el conocimiento, la intuición y el talento para sacar el máximo potencial. La elaboración en Bodegas Hermanos Pérez Pascuas está orientada hacia la consecución de vinos personales, auténticos, que posean equilibrio, armonía, complejidad y elegancia. La frescura es mi obsesión. Además, hay que realizar un hábil manejo de la barrica durante el periodo de crianza.

Como enólogo de Viña Pedrosa es mi firme apuesta y por ello me gusta pensar mucho antes de tomar las decisiones. Hay que dejar que el vino se exprese y el buen enólogo tiene que percibir estos estímulos para elaborar un vino genuino y diferenciado por su terruño.

P.- ¿Qué caracteriza a los vinos de Viña Pedrosa?

R.- Fundamentalmente su arrolladora personalidad. Son vinos muy singulares, con “alma”, con una belleza increíble por su armonía, que te demuestra en cada sorbo. Es un auténtico disfrute y la longitud en boca es ‘casi’ eterna. Otra característica que nos diferencia y distingue es su longevidad. Son vinos impresionantes por su fantástica evolución en botella. Pueden aguantar 25-30 años en perfecto estado. Los Viña Pedrosa son vinos muy “atlánticos” por su buena acidez, sus pH sostenidos y un equilibrio ideal. Su tanino es puro terciopelo. Destaco en Viña Pedrosa su finura y complejidad, que permite disfrutarlos y nos seduce en cada segundo.

P.- El buque insignia es Pérez Pascuas-Gran Selección. ¿Qué me puede decir de él? ¿Qué significa para usted?

R.- Es el vino más exclusivo y escaso de la bodega. Se elabora únicamente en las grandes cosechas y su producción es ínfima. Procede de los viñedos más viejos de la familia. Es un vino que alcanza la excelencia y está considerado entre los mejores de España, con mayor proyección internacional. El reconocimiento que ha tenido y su cotización en el mercado exterior le ha posicionado en la cúspide. Estoy muy orgulloso, al igual que toda mi familia, del Pérez Pascuas Gran Selección. Es un vino de éxito. Cuando se descorcha una botella de Pérez Pascuas la sensación es indescriptible. Es como ” tocar el cielo”. Piensas: después de esto… ¿Qué hay?

P.-  ¿Qué momento vive en la actualidad la Ribera del Duero? ¿Ha tocado techo? ¿Qué papel juega Viña Pedrosa en ella?

R.- La Ribera del Duero está en buen momento, aunque no podemos pensar que está todo hecho. El camino recorrido ha sido ejemplar pero no hay que cometer errores. Los cambios que pudieran producirse en el nuevo reglamento del Consejo Regulador deben ser bien meditados, prudentes y estudiando las posibles consecuencias que se pudieran derivar. No convendría pecar de ligereza y que luego tengamos que lamentarnos.

Por parte de Viña Pedrosa, como Bodega de referencia, ocupamos nuestro papel, intentando aportar el máximo y colaborar en todo lo que podemos con la Ribera del Duero. Creemos que nuestra aportación, junto con otras marcas de calidad, ha sido determinante en la imagen de los vinos de la Ribera. Otros que llegaron más tarde lo han tenido más fácil. Si lo hacemos bien la Ribera del Duero será todavía más grande, en el sentido cualitativo de la palabra.

P.- ¿Qué importancia le dan al enoturismo?

R.- Tiene una importancia vital. El turismo enológico es cada día mayor y tenemos que potenciarlo entre todos. Hay que acercar la cultura del vino a los aficionados y en este campo tenemos mucho camino por recorrer. Ahí la Ribera del Duero estamos más atrasados que otras zonas vitivinícolas del mundo como California, Burdeos, Borgoña, Toscana… Tenemos mucho por hacer en ese sentido

P.- ¿Cómo les está afectando el cambio climático y qué medidas están llevando a cabo para intentar adaptarse a él?

R.- Más que de cambio climático podemos referirnos mejor a ciclo climático. La temperatura media va subiendo y hay que tener respuesta para ello: viñedos en altura, fechas de vendimia adecuadas, abonados racionales y otras prácticas culturales orientadas a la producción de vinos con grados alcohólicos moderados para mantener el equilibrio en los vinos. El mercado internacional no desea vinos muy alcohólicos.

El brexit y la saturación del mercado

P.- Ustedes venden en el Reino Unido. ¿Cómo cree qué les puede afectar el brexit? ¿Y al sector del vino en general?

R.- Vendemos vino en el Reino Unido y además, Viña Pedrosa está excelentemente posicionada en este mercado, pero aún es muy pronto para saber las consecuencias que nos puede traer el Brexit. Es complicado hacer un diagnóstico de lo que puede pasar en el futuro y cómo afectará al mercado del vino en el Reino Unido. Ya veremos.

P.-  ¿Cómo ve el sector del vino en España?

R.- Lo veo bien, aunque es posible que se empiece a notar algún síntoma de saturación. No se está creciendo. Por otro lado es preocupante constatar cómo el consumo del vino “per cápita” está descendiendo, sobre todo entre la gen

“EL VINO SÓLO SE DISFRUTA CON MODERACIÓN” wim Facebook twitter instagram youtube linkedin